Ofertas DESTACADAS
Los colores del otoño

3 días de hotel: 215 euros por persona

 

Habitación doble estándar
3 Desayunos de bufet libre
3 Cenas de menú con vino D.O. del Somontano

Una excursión en 4x4 (duración aprox. 4 horas) 

Disfruta de los colores del otoño en los magnificos bosques mixtos del Valle de Benasque

Sorprende a tu pareja

2 días de hotel: 210 euros por persona

 

Suite con Jacuzzi
Regalo de bienvenida

2 desayunos, servidos en la habitación (bajo petición)

Una cena de menú degustación con cava

Aparcamiento en garaje cubierto

El valle

El Valle de Benasque (en aragonés Bal de Benás/Ball de Benás), llamado también el Valle Escondido, es un valle del Pirineo aragonés situado en la comarca oscense de la Ribagorza, en la cabecera del río Ésera.

Sus habitantes hablan patués, un dialecto de transición entre el aragonés, el gascón y el catalán también llamado benasqués o altorribagorzano. La zona ofrece una gran diversidad natural y paisajística favorecida por los fuertes desniveles y la variedad topográfica y litográfica. En las cumbres más altas hay nieves perpetuas, y entre los 1.400 y los 2.300 metros de altitud se extienden los bosques de hayas, abetos y pinos negros. Más abajo predominan los quejigos y los pinos rojos, los pastos alpinos y subalpinos, los bosques mixtos, los pinos silvestre y los robledales con boj.

En el Parque Natural Posets-Maladeta se refugian especies como el quebrantahuesos, el urogallo, el oso, el mochuelo boreal, el pito negro,el acentor alpino, la perdiz nival, el armiño, la nutria, la marmota, la marta y otros animales como el sarrio, el jabalí, la ardilla o el zorro. Se puede practicar todo tipo de deportes: montañismo, senderismo, escalada, descenso de barrancos, rafting, piragüismo, parapente, golf, pesca, equitación, ciclismo de montaña... El visitante encontrará siempre una actividad adecuada a sus aficiones y a su condición física.

Para recuperarse de tanta actividad, nada mejor que disfrutar de las aguas termales del balneario Baños de Benasque y de la gastronomía de valle. Si todavía quedan fuerzas, los locales de ocio nocturno ofrecen un ambiente abierto y agradable para disfrutar de la noche en pleno Pirineo. Los pueblos del entorno de Benasque, sus gentes, calles, historia y arquitectura también merecen una visita. Sus construcciones tradicionales, levantadas con materiales de la zona, encierran siglos de historia y conforman un paisaje típicamente pirenaico.


Galería IMÁGENES